• Opiniones sobre Santa Luzía en TripAdvisor

    Medio: TripAdvisor Santa Luzía

    “Fantástico trato y con salón acogedor para después de comer”
    Antigua casa de labranza, situada en Mazcuerras, saliendo de Cabezón, nada mas pasar el puente de Santa Lucía, a mano izquierda. Curiosa decoración, el comedor situado en lo que parece antiguo establo, con gusto y original, muy atentos al llegar nos sirven casi nada más sentarnos las bebidas, nos dejamos asesorar en el vino, y nos sorprenden con una garnacha, El Marciano, diferente y acertado, junto con un aperitivo de virutas de queso curado. Al tomarnos la comanda, al ver que parte son niños, nos informan que tienen un menú de niños. Tomamos de picoteo unas croquetas, alcachofas y una ensalada, todo muy bueno, en especial las croquetas con un rebozado crujiente muy rico. El plato principal hamburguesas generosas y muy jugosas y otros huevos con foie, bien de cantidad y presentado. Los postres, una tarta de manzana muy rica y otra de hojaldre, de 10. La atención y el trato cercano, de llamar la atención El salón con chimenea y disfrutando del café y la copa, de 12 sobre 10.

    “Gran presentacion y gran servicio”
    Nosotros estuvimos cenando y tanto el trato de la camarera como la decoracion del lugar son exquisitos. La ensalada de algas y salmon…es remarcable y recomendable. El lugar no puede ser mas bonito y mejor decorado. Debido a mi trabajo…siempre recomiendo este sitio para quedar realmente bien.Gracias.

    “Hacía tiempo que no probaba algo tan bueno¡”
    Comida con amigos y niños, atención perfecta, comida de escándalo, croquetas de cocido Montañés espectaculares y una hamburguesa de vaca Tudanca que nos dejó realmente impresionados. La mejor tarta de queso que he probado en años. Un detalle que nos sacaran los postres a la salita ya que los niños estaban un poco pesados. Para redondear la tarde luzco ic (Siderit con no sé qué más, buenísimo) y el chocolate de por la tarde. En resumen, cuando estás a gusto en un sitio y te tratan genial entras a las 14.00 y te vas a eso de las 19.30. VOLVEREMOS.
    Por poner un pero, la wifi de la sala va bastante mal. 😉

    “Un descubrimiento”
    Se encuentra localizado en un bello paraje al lado del Saja. Una decoración original con sofás cómodos al igual que el ambiente muy de familias con niños.
    En cuanto a la comida, ración de croquetas de cocido montañés buenísimas. Surtido de quesos que cumplió. Mención especial a la hamburguesa de Tudanca que estaba muy sabrosa (foto para que veáis la pinta mmm). Entrecot también cumplió. En el postre otro gran acierto fue la tarta de queso. El helado de queso estuvo bien. Todo regado con buen Rioja Sierra de Cantabria.
    Y ya que era domingo había que probar el chocolate con churros. ¡Qué buenos los churros caseros!
    Sitio perfecto para ir con niños, más en verano con su jardín. Calidad precio acorde. Buen servicio.

    “Seguiré yendo hasta que lo pruebe todo”
    Llegar a un restaurante del que te han hablado tan bien e irte con la sensación de que se habían quedado cortos, no nos gustó, nos encantó, incluso repetimos de algún plato porque estaban buenísimos, los postres también, las copas en la zona de sofás, todo 100% recomendable. Nos verán más veces, el local y sobre todo la comida merecen una y cien visitas.

    “Un Placer para todos los Sentidos”
    Repetíamos en este Espazio Gastronómico tan especial, y si la primera vez salimos contentos, la segunda fue “redonda”. Llevábamos recomendados a amigos, con el riego que esto implica, y todos salieron mas que satisfechos con el lugar, el entorno, la comida y el servicio. El menú que han preparado para la Navidad de 2015/16 es una maravilla.

    “COMIDA EXCELENTE EN UN AMBIENTE ÚNICO”
    Hemos comido hoy (7 diciembre 2015) y nos ha encantado (éramos un grupo de 11 adultos y 7 menores). Según entras en el edificio, te impresiona el buen gusto de la decoración en todas sus salas y rincones, con mil detalles.
    En el restaurante destaca una sala separada del comedor para que los niños puedan jugar (con la puerta cerrada). Los entrantes eran elaborados y riquísimos. De segundo pedimos casi todos el Milhojas de solomillo, que combina, en láminas, verduras y carne, y que nos ha maravillado a todos.
    El servicio , pese a ser tantos, ha estado en todo momento amabilísimo con todos. Leticia, que es la persona que ha estado atendiéndonos especialmente, ha tenido varios detalles inusuales en muchos restaurantes. Y siempre amable y sonriente.
    Hemos estado todos muy a gusto, en un ambiente realmente acogedor.
    El precio está muy bien para la calidad y el grado de elaboración de la comida.

    “Un sitio especial ”
    Si tuviera que elegir un restaurante en la zona sin duda sería este.
    Considero que el precio esta en consonancia al producto. Igual no es para ir todos los fines de semana pero en otros sitios pagas lo mismo con una muy mejorable cocina. Su carta es innovadora que sale de los “tipiquismos” de la zona y con excelente resultado.
    Hemos repetido en varias ocasiones desde que lo descubrimos.
    Congrats!

     “De lo mejorcito de Cantabria”
    Ya he tenido la ocasión de ir varias veces, en pareja, en mini-grupo para celebrar un evento familiar, y la última vez con amigos para degustar el menú-maridaje cena en homenaje al atún rojo de almadraba el pasado 23 de octubre. La calidad-precio es excepcional, los platos están muy bien presentados, el servicio es impecable, y las instalaciones son ideales y maravillosas (antigua casona montañesa con terraza al aire libre y jardín con tirolina y columpios para los niños). Todos estos ingredientes hacen que sea un sitio totalmente recomendable y al que volveré cada vez que pueda. Por cierto, los domingos por la tarde ofrecen churros caseros con chocolate, para chuparse los dedos! Ayyy se me olvidaba, y qué decir de los cócteles!

    “Muy bueno”
    Fuimos tres parejas a comer un sábado. La atención muy buena y la decoración muy cuidada y bonita.
    Probamos un poco de todo, buenas raciones para compartir, es la filosofía de este restaurante, steak tartar, carpaccio, pulpo, croquetas, todo muy bueno.
    De postre la tarta de chocolate muy rica y una ración enorme. Muy recomendable para probar platos nuevos que al menos a nosotros nunca se nos habría ocurrido pedir en otro sitio. De precio creo que fueron 27€ por persona incluyendo que tomamos antes de entrar a comer 2 refrescos de aperitivo y el café. De detalle te dan una mini rosquilla muy buena. Repetiría sin dudarlo.

    “Un restaurante para repetir”
    Un sitio sorprendente, con una comida exquisita, os recomiendo las croquetas de cocido montañés. Aunque en general está todo buenísimo. Es un restaurante que está a las afueras del pueblo y viéndolo por fuera no te esperas la decoración interior, te sorprenderá para bien.

    “Todos los adjetivos son pocos.”
    Aunque iba predispuesto a encontrarme un restaurante de cierto nivel me sorprendió muy gratamente. Una carta atrevida y divertida, un servicio muy correcto y en un ambiente muy agradable. Pd. El añadido de que si vas con niños tengan espacios para ellos da muchos puntos.

    “Restaurante perfecto”
    Tres las veces que he ido y todas y cada una de ellas perfectas. El restaurante muy bonito decorado, con mucho gusto para el sitio que está ubicado. El trato profesional y encantador y la comida excelente. Relación calidad precio muy adecuada y gusta tanto que siempre se quiere repetir. Un acierto sin duda alguna para sorprender a amigos, familia y quien sea.

    “PARA DARTE UN CAPRICHO”
    El restuarante está en lugar fácilmente accesible y en un entorno de bosques precioso. Junto a una carretera, poco transitada. La decoración es original y muy bonita. El trato por parte del personal muy amables y atentos. Los tiempos de espera pudieron mejorar. La materia prima y los platos con exquisita presentación y calidades. La carta de vinos y cervezas es muy completa. Los postres caseros muy generosos en porción. Precio alto, pero merece la pena el desembolso.

    “En un lugar mágico, la comida sólo podía ser de cuento.”
    Restaurante increíble en un caserón reformado que merece la pena visitar, varios salones y unos jardines preciosos, en uno de los lugares mágicos del interior de Cantabria. La comida de diez, casera con un toque de fusión, es decir platos reinventados que te quitan el hipo, los postres una pasada, recomendable 100%.

    “Excelente! !!!!”
    El local es precioso, decorado al detalle y muy acogedor, la comida está muy buena, por poner una pega m pareció que había poca variedad de pescado. Pero todo lo demás, trato del personal, comida, decoración y entorno perfecto. Recomendable 100 %, volveremos sin duda

    “Un toque de aire fresco en la zona. Cocina de autor a buen precio”
    Nos ha encantado la propuesta de los propietarios. Además de restaurante dispone de una amplia zona de bar con barra, mesas y sillones.
    La carta está diseñada para compartir, siendo fundamentalmente raciones pero con un toque de autor muy original. De buena calidad y con precios muy razonables. El ambiente es muy agradable, en un caserón restaurado con muy buen gusto.
    El servicio es también amable. Dan ganas de volver, ya que tienes la sensación de que pedirías todos los platos de la carta. Es un toque de aire fresco en la oferta gastronómica monocorde de la zona. Muy recomendable.

    “Muy buena experiencia”
    Ideal para disfrutar de una buenísima comida (lo tradicional hecho moderno, con buenas cantidades por ración)
    Los niños tienen buena opción de menú y pueden quedarse jugando en la sala interior o en el jardín (increíble su tirolina)
    Fuimos el día de la Montaña, con el restaurante a tope y nos trataron genial.
    También se puede ir a tomar un chocolate/café por la tarde en el jardín o en los sillones del salón interior.

    “La sorpresa”
    Cocina diferente del resto de la zona, mezcla de tradición y modernidad.Buena comida, buen trato y buen precio además de un local que sólo el merece la pena una parada.Sin duda un gran acierto. Como diría un gran chef garrote Pili ,Un saludo Pablo MS

    “Diferente a la oferta gastronómica de la zona del Sara. ”
    Buen producto, raciones aceptables, bien presentadas y sobre todo muy bien elaboradas.
    Nosotros comimos rabas de aperitivo, pulpo a la parrilla, anchoas sobre tostar con pimientos, ceviche de langostinos y el plato especial, un tratar de carne tu daca cortado a cuchillo. Perfecto, además tomamos un buen vino blanco de Cantabria. Importante, por 16€ hay menú para niños completo.

    “Dia de Cantabria.”
    Francamente para recordar y repetir enhorabuena soy residente en Santander y visité este restaurante hoy día de Cantabria en Cabezón de la Sal.en fin por no detallar los platos degustados simplemente decir que me siento orgulloso de tener en mi querida Cantabria un restaurante con este nivel de profesionalidad, volveré a repetir siempre que pueda. Y una mención especial la dama de Matogroso (Brasil) por su amabilidad y profesionalidad. ENHORABUENA a todos.

    “Maravilloso restaurante en la entrada al Valle de Cabuérniga” 
    Nos recomendaron este restaurante durante nuestra estancia en Villanueva de la Peña y, la verdad, es que es espectacular. La decoración, el entorno y sobre todo la comida es muy buena. Es algo caro pero la relación calidad-precio es buena. El servicio muy atento.

    “Muy bien con niños”
    Sitio precioso, comida muy buena y servicio excelente. Lo mejor, ir con niños y que esté preparado para ellos. Muy recomendable.

    “Fantástico!!”
    Magnífica relación calidad-precio, la calidad de la materia prima es excelente, uno de los pocos sitios en el que se puede probar salmón salvaje de Alaska, la elaboración espectacular tanto en aspecto como en sabor, la hamburguesa de Tudanca es brutal, y el ambiente y servicio fenomenales. Los postres también muy bien aunque me quedé con ganas de probar la tarta de queso pasiego que se les había acabado. Volveremos a menudo!!

    “Oferta variada”
    Buena comida, entorno agradable, local bonito, tartas, cocteles, terraza con jardín, cuarto de juegos para los niños… imposible que no te guste.
    De mi visita solo destacar que nos falló el servicio en un par de aspectos menores, pero volveremos.

    “Fantástico”
    Estando alojados en una población cercana, pasamos varias veces por delante pero por desgracia no nos decidimos a entrar hasta la última noche.
    Cocina moderna pero sin excentricidades, en cantidades más que generosas (no pudimos terminar entre los dos un entrante y dos platos). Buen vino, unos magníficos cócteles en el jardín y el peque encantado con los columpios; hay hasta una pista de minifútbol.
    Se me olvida comentar q el interior también es una delicia, decorado con mucho gusto.
    No es para ir todos los días, pero tampoco resultó caro, y lo pasamos genial. Si viviéramos cerca iríamos de vez en cuando, sin duda.

    “Excelente por su cocina, pero…”
    Es una antigua casona cántabra con terraza ajardinada, y un amplio espacio en el jardín para el esparcimiento de los más pequeños; esto le da uno de los mayores atractivos para las familias con niños, pero es un incordio para los demás comensales que deben soportar los gritos y las carreras de la chiquillería. Debe ser un placer comer en este lugar en invierno.
    La cocina es pura y llanamente excelente, con amplias raciones que invitan a compartirlas. Partimos de un ceviche de pez mantequilla y pulpo que resultó un deleite total, perfecto el punto de la leche de tigre y la textura del pescado; continuamos con unas alcachofas con foie, jamón y piñones aliñada con una riquísima salsa; del plato no quedó ni rastro, disfrutamos de verdad; rematamos con un steak tártar de vaca tudanca (raza autóctona) que fue el acabose. De postre una magnifica tarta de manzana.
    Experiencia culinaria sublime, sólo empañada por la algarabía de la parroquia infantil.
    Servicio atento y preparado. Entorno muy agradable. Precio muy razonable en relación a la calidad y elaboración de las viandas.
    Volveremos en otoño.

    “Un acierto ”
    Nos lo recomendaron unos amigos y fue un acierto. El sitio está apartado, pero es un placer recorrer la zona, es preciosa. El restaurante es un caserón reformado con mucho gusto, un lugar muy agradable. La oferta culinaria es tradicional con un toque moderno, destacando la calidad del producto. El precio, más que ajustado y la cantidad resulta incluso excesiva, cosa que ya nos advirtió la camarera antes de tomar nota. El trato es excelente, así que no se pueden pedir mas.

    “BBB Bueno, bonito y barato”
    Ya van dos veces que he cenado en este restaurante y me ha gustado tanto que creo que voy volver con frecuencia ya que tengo la suerte de tenerle al lado de casa.
    Restaurante situado en una antigua venta, en un entorno preciso y que ha sido restaurado con un gusto exquisito. El servicio es muy amable, la comida es estupenda y de gran calidad, los platos de la carta son innovadores y las raciones grandes. Es un restaurante de precio medio pero la gran relación calidad-precio hace que sea barato.
    Lo que más me ha gustado de las dos veces que he estado es la hamburguesa rellena de queso divirín (12€), que prácticamente con eso ya cenas, sólo recordarlo ya me hace salivar :-). La ensalada de picasuelos con berenjena asada tampoco desmerece y la ración también es generosa.
    Lo que menos me ha gustado es que una de las veces que estuve tardaron a mi parecer un tiempo excesivo entre plato y plato (las demás ocasiones no fue así) y que otra de las veces se les olvidó ponerme el cubierto, pero bueno son detallucos puntuales que no desmerecen la calidad del restaurante.
    Por último decir que está muy bien para ir con niños ya que tiene un jardín enorme con hinchables.

    “Mejor aun!!”
    No se si empezar por lo bonito que es el espacio o por lo sorprendente que es la comida. Nos habían hablado muy bien de este sitio y superó nuestras espectativas. El mejor steak tartar que he comido en tiempo. La carta esta llena de propuestas tentadoras muy diferentes. Los postres caseros, caseros, pero sin perder la presentación especial. Y no tienes porque acabar ahí; reservamos para nuestra próxima visita el coctel en la terraza o en la sala de cafés. La amabilidad y profesionalidad de los camareros hicieron aun mas agradable la velada. Volveremos con las niñas y la familia. Genial para contárselo a los amigos.

    “Comida diferente”
    Personalmente me aburre la típica comida que cualquier restaurante mejor o poner suele poner. Este no es el caso. Sus platos son atrevidos y diferentes, con notas de cocina peruana, como el uso de ají amarillo.

    “Merece la pena conocerlo”
    Sitio precioso, con una decoración moderna supercuidada y original. Una terraza muy agradable y amplia zona verde con columpios y juegos para niños.
    La comida, en la línea de la bodega La Montaña, más de raciones y compartir que de platos, pero de buena calidad y gran presentación. No es barato pero tampoco caro, precio justo. Raciones de tamaño correcto, ni grandes ni pequeñas. Por menos de 30 euros por persona sales sin hambre.
    Solo por ver el sitio ya merece la pena. Si a ello le sumas un buen servicio y una buena comida, aunque no llegue a excepcional, el resultado es mas que satisfactorio.
    Aparcamiento en la misma puerta.

    “UN LUGAR 10 PARA CELEBRACIONES”
    Celebramos aquí nuestra boda. Todo fue perfecto. El sitio es precioso, con diferentes ambientes decorados con muchísimo gusto y muy original, además nos salvó las fotos porque ese día llovió a cántaros. Además tiene una habitación con juguetes, tv, libros para colorear… para los más pequeños, y un jardín precioso con columpios.
    La comida absolutamente exquisitos, desde los entrantes hasta el postre sin excepción.
    En cuanto al personal, un trato exquisito por parte de todos y cada uno de ellos.
    Definitivamente volveremos! recomendable 100%!

    “MUY BUENA COMIDA- BUEN PRECIO DETALLES DIFERENTES”
    Un restaurante donde se come muy bien con una presentación muy cuidada, platos muy originales con calidad y cantidad. La carne excelente y la cantidad de los platos abundante, por los que cuidado al pedir platos porque aconsejo llegar a probar los postres caseros de gran calidad. Servicio de camareros muy cuidado y agradable, aconsejando en todo momento.
    El entorno y los detalles del restaurante muy cuidados, mesas amplias, con espacio tanto interior como exterior para que los niños jueguen.

    “Buen restaurante”
    Estamos de turismo por la zona, nos recomendaron unos amigos… Y es 100% recomendable. Una decoración maravillosa, la comida muy buena, aunque mejoraría el salmón… Y los postres exquisitos, helado de queso y hojaldre.

    “Una excelente opción para la zona”
    Hacía falta un restaurante como Santa Luzía en la zona. La oferta gastronómica es de calidad, tanto la preparación de la comida como su presentación.
    Todo está cuidado hasta el último detalle, da gusto encontrarse con profesionales como Pilar Velarde.
    A destacar la amabilidad de las camareras y de la propia Pilar, quien atiende a la clientela con gran amabilidad.
    Además, si vas con niños, muchas opciones para que pasen un rato divertido.

    “Fantástico restaurante y maravilloso entorno”
    La comida riquísima, con un toque vanguardista y sabor totalmente casero. Servicio simpático y atento. La terraza con columpios, tirolina y portería resulta ideal para los cafés, sobre todo si se va con niños.

    “Descubrimiento en el camino ”
    Hemos parado porque nos ha llamado la atención al pasar y no nos hemos equivocado: sitio agradable, comida excelente y un trato exquisito. El plato de pulpo a la brasa nos ha encantado.

    “Comida de Aniversario”
    Hoy hemos ido a celebrar nuestro aniversario a Santa Luzia y para mi que era la primera vez que lo.visitaba ha sido una sorpresa muy agradable a 2 km de casa.
    Platos muy elaborados…exquisitos y un servicio atento y diligente…ha sido mi primera vez pero seran muchas mas.
    Tanto para mi esposa como para mi ha sido una comida deliciosa de la que hemos diafrutado.

    “Un trocito de cielo en Mazcuerras, Cantabria”
    Pasar las puertas de cualquier negocio regentado por Pilar y su equipo es ya una garantía de éxito asegurado. Así lo es el La Bodega la Montaña de Santander y en La Posada Bistruey en Liebana. Teníamos pendiente visitar la joya de la corona, el Santa Luzia, este “Espazio” gastronómico situado en Mazcuerras, muy cerca de la localidad de Cabezón de la Sal en Cantabria.

    Realizamos nuestra reserva con toda comodidad por redes sociales, hasta para esto son innovadores. El aparcamiento cómodo y amplio cruzando una pequeña carretera. Al entrar en el establecimiento nos quedamos boquiabiertos: el bar, la zona de copas/café, el comedor, la terraza y las zonas de juegos para los peques son impresionantes. Diría que como estar en casa, pero mentiría, porque creo que es incluso mejor que estar en casa. En la sala nos atendió una siempre amable Leticia, muy simpática con los niños y como de costumbre aconsejandonos de forma ideal, sin intención de querer que pidas más o más caro, sino con el objetivo de que salgas de allí entusiasmado. Mi mujer y yo disfrutamos de una ensalada de wakame y nigiri, unas rabas de chopito y un wok de tudanca. Los niños tomaron una bandeja de pollo crujiente, croquetas y patatas, abundante y de la que no quedó nada. De postre compartimos un hojaldre delicioso y con el café con leche nos trajeron unas rosquillas artesanales deliciosas que pudimos disfrutar tranquilos mientras los niños disfrutaban en el cuarto de juegos.

    El precio muy correcto, incluso barato para la maravilla de sitio que es. Y la cosa es que la experiencia no acaba ahí. Si el día acompaña, disfrutar de la terraza es obligado: un orujo sour, unas rosquillas y alguna gominola, en gran ambiente y compañía y con los niños disfrutando del parque de juegos con columpios, tirolina, porterías de fútbol,…

    En resumen, uno de mis nuevos sitios de referencia en Cantabria y al que volveré, esta vez acompañado de amigos, familia y cualquiera que quiera pasar una estupenda jornada.

    “Buena comida”
    Hemos comido hoy en Santa Luzia, Cos. Personal joven y atento.Buenas raciones y una buena relación calidad-precio. 100% recomendable.

    “Fantástico lugar”
    He estado en varias ocasiones y siempre me ha agradado mucho, las raciones son abundantes y de buena calidad, tienen buenos vinos, el trato es de destacar y el ambiente muy agradable también. Sales con muy buenas sensaciones. El entorno y el restaurante estupendos.

    “Un sitio para visitar”
    Merece la pena acercarse porque el entorno natural es maravilloso pero es que además la restauración de la casa solariega en la que está el restaurante esta hecha con un gusto exquisito.
    El personal es cercano y profesional. Nosotros estuvimos varias familias con niños y nos reservaron la parte superior, donde pudimos estar muy agusto (como en casa). Además hay zona de juegos para los niños y un balcón con maravillosas vistas al Saja.
    La comida es elaborada. Tienes platos originales y sorprendentes, como una ensalada de salmón con algas, un excelente steak tartar de vaca tudanca (especie autóctona cantabra) y más tradicionales como croquetas de cocido lebaniego, alcachofas con foie o revuelto de huevos con jamón y foie.
    Excelentes postres: tarta de queso espectacular pero también canónigos de liebana, texturas de chocolate o milhojas de hojaldre.
    Puedes tomar café y copa bien agusto y esta bien de precio. Me ha gustado mucho.

    “Un restaurante magnifico en un precioso entorno.”
    Ayer fuimos a comer un grupo de 13 personas y todos quedamos encantados .el servicio en todo momento nos aconsejo con la comida y cantidad cosa que se agradece . La comida de 10 productos frescos ,sabrosos,elaborados cocinados con mimo y una carta muy original . En resumen : calidad-precio muy buena servicio excelente y entorno inmejorable . Volveremos.

    “Grata sorpresa”
    Un restaurante completamente diferente a todos los que hay en la zona. Apuesta arriesgada pero acertada. Cuidada decoración, amable atención y comida bien preparada y servida. Raciones de buen tamaño.
    Un único “pero”, en la carta no hay pescados, solamente tartar de salmón o rabas… Seguro que tiene su explicación. De lo que hemos comido hoy me quedo con las croquetas de cocido y el steak tartar de tudanca y las alcachofas con piñones y foie.
    … Y tienen una sala llena de juegos para que los peques puedan jugar tras su comida…
    Recomendable

    “Impecable! ”
    Muy buena ubicación, bonita decoración, servicio excelente, comida muy sabrosa, platos con buena cantidad, muy buena relación calidad/precio. 10/10 Restaurante para ir con pareja, amigos, familia…y volver una y otra vez.

    “Bueno y con encanto”
    Aspecto acogedor, lugar idílico, decoración muy hermosa, atención excelente, comida aceptable. Buen recuerdo.

    “Sencillamente excelente”
    Acudimos en familia y nos sorprende gratamente el local. Decoracion original y con buen gusto. Nos atienden con amabilidad y cercania y nos ofrecen una carta no muy extensa pero con muy buena pinta. Elegimos varios platos pa compartir y todos ellos estan realmente buenos. La tarta de queso horneada está de vicio… repetiremos sin duda.

    “De 10”
    Acudimos guiados por las buenas opiniones de Tripadvisor y no se equivocaban.
    Pedimos la ensalada de pollo con pomelo y nos encantó. Todo un acierto además de fresquita.
    Yo pedí hamburguesa de tudanca y mi pareja solomillo con foie. No contabamos con las enormes raciones que sirven en este restaurante.
    Podria decir sin equivocarme que no he probado una hamburguesa igual. Prectamente hecha, con el queso divirín en su punto exacto de fundido.Un acierto 100%.
    Mi pareja dice que el solomillo de tudanca espectacular. Perfectamente hecho en su punto y con dos medallones de foie fresco de estupenda calidad.
    No pudimos acabar los platos y no por ello nos privamos del postre, un falso tatin de frutas de temporada (fresas) a compartir.
    Cabe destacar que el lugar es una maravilla, la decoracion muy bonita y cuidada y el servicio muy muy bueno.
    Para repetir y recomendar.

    “Encantador espacio gastronómico…”
    Una casona montañesa con toque “vitange” en la decoración y mucho gusto en pequeños detalles.Servicio atento y agradable.Y la comida exquisita, mención especial para la ensalada de Wakame con daditos de salmón y sésamo y para el Timbal de Picasuelos.Los postres muy ricos.Muy, pero que muy recomendable…

    “Una pequeña estrella Michelin escondida”
    En un precioso lugar, junto a un río, con una preciosa decoración de una vieja casona montañesa, se encuentra una joya de la gastronomía que suma a lo tradicional un toque de modernidad, en la que hay que destacar: su inmejorable calidad, el magnífico servicio, la profesionalidad, el entorno cuidado y un precio increíblemente barato. Sin lugar a dudas, un sitio para regresar.

    “Muy buena comida trato inmejorable”
    Fuimos a comer tres amigos, lo pasamos genial disfrutando de cada plato, no olvidéis pedir el timbal, excelente.
    El lugar es idílico, se trata de una casa reformada con decoración vintage que se encuentra junto al río saja, con una habitación de juegos para los niños y de fácil aparcamiento.
    Además el trato fue muy bueno, sobre todo de Ana, una chica brasileña encantadora, y el ambiente muy agradable.
    espero volver pronto.

    “Sitio emblemático, buen trato y comida de calidad”
    El restaurante está situado junto al rio Saja, a las puertas del parque natural Saja-Besaya en el municipio de Mazcuerras. Acudimos a comer dos adultos y un niño sin reservar. Nos facilitaron una mesa sin problemas. El ambiente es muy agradable y la atención y el servicio inmejorable. La comida que probamos estaba riquísima. Me apunto el sitio porque volveré.

    “La vuelta está asegurada. Impresionante.”
    Impresionados, partiendo del entorno del que se rodea, todos los detalles cuidados en la decoración (nos hicimos unas cuantas fotos..jejeje) y todo bien con la reserva.
    Compartimos de primero el pulpo riquísimo y en su punto,de segundo comimos el wok teriyaki y la hamburguesa de tudanca impresionantes. Acabamos con una tarta de queso muy rica. La chica que nos atendió muy simpática y atenta. La vuelta está asegurada. 🙂

    “Sorprendente”
    Lo primero que sorprenden sor los exteriores: pura naturaleza, junto al río e ideal para dar un paseo tras la comida.
    El interior es muy bonito, una casona reformada con un estilo rústico y alegre.
    En verano se puede elegir el comedor exterior (si hace bueno está fenomenal).
    Fuimos dos personas y pedimos:
    – Tartar de vaca tudanca (muuuuuuy bueno)
    – Ensalada de algas (fue lo que más me sorprendió. Repetiré cuando vuelva)
    – Ensaladilla de gambas (no me gusta la ensaladilla en general pero esta me encantó).
    Tardaron un poquito en traer la cuenta pero el trato fue muy correcto.
    100% recomendable.

    “Muy rico todo”
    Había estado alguna vez hace tiempo y bien, pero mi última visita para tomar un aperitivo con amigos me encantó. Todo riquísimo y el trato muy amable. Para repetir.

    “UN SITIO DIFERENTE”
    Gratamente sorprendidos, una muy buena cocina y un gran trato personal tanto en el comedor como en el servicio bar. Una buena relacion calidad precio.

    “UN GRAN DESCUBRIMIENTO”
    Realmente no está cerca de nada, lo que hace que vayas expresamente allí. Pero os aseguro que merece la pena desplazarse hasta Santa Luzia. Una casona montañesa muy bien restaurada y decorada con mucho gusto, que invita a quedarte toda la tarde en su salón junto a la chimenea después de comer.
    La comida me pareció excelente, predominando las extraordinarias materias primas de la zona. Sin duda volveremos para seguir explorando una carta divertida, sin demasiados platos, de la que apetece probarlo todo.

    “Una estancia muy grata, sitio muy recomendable”
    El pasado domingo día 21 pudimos disfrutar en familia de este lugar que engancha en cuanto te acercas. En la decoración respeta el carácter rústico de lo que fue en su día, pero introduce toques de modernidad, donde están cuidados todos los detalles. Su ambiente es muy confortable y acogedor. Es muy recomendable para niños, tienen comida específica para ellos y zona de juegos, dentro y fuera ( con buen tiempo inmejorable con amplio espacio). El trato es muy profesional, próximo y atento, te sientes como en casa.
    En cuanto a la comida es muy atractiva, rica y generosa, diferente a la idea de comida que suele ser habitual por la zona, eso sí, utilizando la materia prima de la zona, como es la ternera de tudanca.
    En fin, Pilar, Ricardo y todo el equipo !Enhorabuena¡ por el concepto de “Espazio Gastronómico Santa Luzia”

    “La comida y el servicio tan maravillosa!” (Opinión traducida)
    Recientemente he ido a Santa Luzia para un buen almuerzo. Nos quedamos muy sorprendidos al encontrar que este antiguo restaurante rústico ha sido restaurado y se le ha dado una nueva vida por el chef actual y propietarios. El ambiente anterior era  oscuro y lúgubre y lo han transformado en un espacio elegante y retro. Hay incluso un agradable lugar con chimenea para antes o después de la cena completa con sillones Chesterfield para la máxima descansar. La comida era increíble, con las ensaladas más maravillosas incluyendo un nigiri uno de salmón. Me quedé impresionado de lo sofisticado la comida era intrincados y todos sus sabores y texturas. La chuleta era el mejor que he probado. Vinos eran asequible y excelente. El servicio de pan estaba similares a los restaurantes con estrellas Michelin. El servicio era muy eficiente y atento. Al principio del final de la maravillosa comida, un Pisco Sour basado en licores de orujo. Simplemente geniales. Es agradable ir a sitios que ir más allá y acentuar los sabores tradicionales de nuevos y excitantes maneras. Tres consejos del toque de Santa Luzia espacio gastronómico!

    “EspeZtacular”
    Por segunda vez comimos en este nuevo restaurante a orillas del Río Saja, en un marco cuidado hasta el último detalle y con una atención exquisita.
    Una trabajada carta, con numerosos platos para compartir y una excelente carne en diversos formatos.
    Bajo mi punto de vista, lo mejor es dejarse aconsejar y por unos 30 € comes y bebes perfecto !!!
    Y si quieres rematar, un buen gin tonic… o un chocolate con churros !!!
    *** Consejo: tomarse unos blancos en Carrejo y luego al Santa LuZía.

    “Maravilloso”
    Estuve con mi pareja comiendo, tiene una decoración preciosa y al detalle. La comida espectacular, todo buenisimo, recomiendo en tratar de tudanca y el postre de tres chocolates. El servicio muy atento y profesional.

    “Encargada de una calidad humana excepcional”
    Tuvimos un problema familiar que no voy a detallar aquí y a pesar de los problemas surgidos y no conseguir cancelar la reserva en el restaurante, debo destacar la calidad humana excepcional de su encargada, Pilar, que supo entender la situación en que nos encontramos. Nunca podría compensar de manera adecuada el trastorno ocasionado y solo puedo pedirle disculpas una vez más por ello. Gracias Pilar.

    “Calidad y buen hacer”
    Con un pequeño inconveniente para encontrar el sitio debido a la ubicación de la que dispone tripadvisor, no la de su página web pudimos disfrutar de una muy buena comida y un trato excelente.
    destacar las raciones abundantes bien elaboradas y presentadas.
    El entorno y el local están pensados para el disfrute y el trato personal por parte de Leticia nos hizo sentirnos muy a gusto.
    Probamos las rabas, unas tiras de vaca tudanca al wok acompañadas de unas verduras frescas y una tabla de quesos de la tierra que sobresalían.
    Mención especial a los postres y a un estupendo licor blanco para rematar una jornada increíble.
    Gracias!!

    “Sorprendida”
    La verdad, no me esperaba lo que encontré. Una decoración increíble, el servicio inmejorable y la comida maravillosa. Recomiendo el steec tartar de tudanca, impresionante. El café le tomamos en el saloncito al lado de la chimenea, ideal para una sobremesa.

    “Un sitio muy especial”
    Restaurante con una decoración muy acogedora, la comida muy rica con platos muy generosos, y la atención estupenda.
    Todo está al detalle, tanto el comedor como el resto de salones para tomar un chocolate o una copa. Nos recomendaron no pedir tantos platos como teníamos previsto, lo que es muy de agradecer, y efectivamente con lo que nos recomendaron era más que suficiente. Todo muy rico y bien puesto.
    Repetiremos en cuanto podamos. Muy recomendable conocerlo.

    “Fantástico”
    Hay que visitarlo alucinaréis es un lugar de ensueño, la carta es una pasada, el servicio excelente y los rincones súper acogedores

    “Sorpresa”
    Una muy buena sorpresa en la zona, como siempre ibamos para la zona de cabuerniga a pasar el domingo cuando sin darnos cuenta hemos parado en este precioso lugar, comida estupenda,servicio realmente bueno y decoracion y saber estar muy agradable, para repetir el precio no lo se pues cuando alguien esta a gusto en un lugar con tanto gusto no repara en la cuenta….

    “Por si le pasa a alguien más…”
    El restaurante me ha encantado: la comida, la decoración, el trato…
    Pero lo que de verdad me sorprendió fue que la realidad superó a la ficción. Me gusta saber donde voy a comer y había consultado su web y había visto las fotos de los platos. Pensé que eran escasos viendo las imágenes. PUES NO. Para mi comida abundante.
    Una sugerencia: las virutas de solomillo en los huevos con hongos son mejorables.

    “Entorno inesperado!!!”
    Me ha encantado me parece increible el entorno la decoración muy cuidada muy similar a cualquier restaurante de 4 tenedores, el servicio, la comida, esas alcachofas y el postre, el helado con crema de orujo y sobao alucinante. La atención soberbia . En resumen de sobresaliente

    “Una comida muy agradable”
    Un domingo de octubre a mediodía con tiempo espléndido. El entorno con el cuidado parque ya invita a quedarse. Primera sorpresa: Está todo completo. No hay problema. Con exquisita amabilidad, en un momento se nos dan tres posibles soluciones para acomodarnos.
    Una sala que mantiene la estructura del anterior restaurante con toques modernos muy acertados en la decoración.
    Somos tres comensales. Simpatía y cercanía (que no agobio) al tomar la comanda.
    Como entrantes, queso Divirín horneado, acompañado de colines muy especiales y una mermelada de cítricos y orujo que casaba perfectamente con el plato. El queso notable, en su línea. Ración abundante.
    A continuación, steak tartar fantástico, fresco y especiado en su punto.
    Como platos individuales, Wok teriyaki notable y abundantísimo, Huevos con hongos muy sabrosos y una hamburguesa rellena de queso Divirín muy jugosa y bien presentada.
    Vino por copas muy correcto. ATENCIÓN MAGNIFICA.

    “Inmejorable”
    Fuimos de cena romántica y superó todas nuestras expectativas. Conocí el sitio a través del Facebook de un amigo y decidimos ir allí por la decoración y el diseño. Con las fotos ya me hice una idea de lo bonito y acogedor que iba a ser pero cuando llegue allí… nos quedamos fascinados. Está cuidado hasta el más mínimo detalle.
    En cuanto a la comida, lo pagas porque lo vale. La calidad, el sabor, el emplatado… lo tiene todo! Recomiendo la ensaladilla de gambas receta gaditana.
    Sin duda es un sitio al que volveremos más veces, sobre todo a probar el chocolate con churros de los domingos sentados en los sofás de esas salas tan acogedoras y por verlo de día que seguro que es todavía más bonito.
    Enhorabuena por todo!
    PD: ya siento la mala calidad de mis fotos, están hechas con el móvil y de noche :(Menos

    “Un espazio sorprendente”
    Hemos estado viajando por Cantabria el fin de semana, y cenamos el sábado en “Santa Luzia”, de este sitio nos ha gustado TODO, comenzando por la decoración rústica y elegante , la atención del personal es de “10”, y la comida exquisita.
    Lo recomendaremos a nuestros amigos.

    “Lo esperaba bueno y es MEJOR”
    Maravillosa casona restaurada con gusto exquisito y rodeada de un entorno paradisíaco. Solo por eso, merece la pena ir. Pero hay más, claro. Una comida deliciosa y con un toque “diferente”. El personal, del primero al último, de sobresaliente (tirando a matrícula). Para repetir, cosa que estamos deseando hacer ya!

    “Sorprendido”
    Sorprendido…pero de manera agradable. Vivo por la zona y he ido viendo como la “Venta” de toda la vida iba cambiando hasta convertirse en “Santa Luzia”. Cuando me enteré mas o menos que tipo de restaurante iba a ser no le auguré mucho futuro al salirse de lo típico de la zona, pero he de decir que estaba totalmente equivocado. Precisamente el salirse de lo típico de la zona creo que será la razón para ir allí.Fui a probarlo el otro día para cenar con unos amigos y a pesar de no tener reserva nos hicieron un hueco, el servicio excelente y atento, la terraza muy agradable y para la gente que tenga niños muy adecuada para dejarlos jugando por ali. La comida muy sabrosa y con la presentación cuidada, al igual que los postres. La decoración a mi no me gustó especialmente, tampoco me disgustó, digamos que tengo una reacción neutral, aunque es adecuada para el restaurante. Yo seguro que repetiré de vez en cuando cuando busque algo diferente por la zona. RECOMENDABLE 100%. Un saludo.

    “Para repetir sin dudarlo”
    He estado cenando el Domingo y solo puedo decir que me pareció muy buen sitio. Pedimos tres raciones para dos personas y no fuimos capaces de terminar la tercera y eso que eran unos huevos con foie riquisimos. En resumidas cuentas, comida genial, el sitio agradable y muy bien decorado, el personal atento y agradable. El único “pero” es que yo no soy de comer con música, pero la comida era tan buena que no me dio casi tiempo a reparar en ello.

    “Muchas posibilidades”
    “Espazio” renovado en Mazcuerras. Puedes tomar el aperitivo, merendar, tomar una copa y sobre todo visitar el restaurante. La decoración está muy cuidada; la carta es amplia y sugerente; el personal siempre sonriente y con ganas de agradar. La relación calidad-precio me ha parecido ajustada. Un toque importante: el pan Triticum. ¡Imposible no repetir!

    “Muy buena comida”
    La comida es excelente y el lugar es hermoso, incluso para los niños tienen una habitación especial, por lo que puedes comer tranquilamente. Solo el servicio parece ser un poco desorientado. Precio no está mal.

    “Casona con encanto para cenar frente al pesebre”
    Ideal la casona con siglos de historia. Encantadora la camarera gaditana que nos atendió. Realmente un sitio para quedarse mirando cada rincón con encanto. Cenamos de maravilla, un ceviche de pulpo y lubina, una original hamburguesa de tudanca y un especial cachopo. Y el postre aún mejor, las torrijas y tarta de queso, espectacular! !!Para habernos quedado toda la noche de gintonics en Sta. Luzia, la pena que mañana toca volver al Sur y hay que conducir. Volveremos!!!

    “Volveremos”
    La reforma lo ha dejado muy bonito, se está a gusto y el exterior es muy agradable. La carta no es muy variada, pero está bien hecho.

    “El triunfo del buen gusto y la mejor cocina”
    Conociendo el buen hacer de los chicos de La Bodega Montaña de Santander, no teníamos duda de que su nueva aventura en el remozado Santa Luzia iba a ser todo un éxito.

    El local es una casona cántabra redecorada con mimo y encanto, una mezcla de tradición y modernidad muy bien conseguida El bar, restaurante y salón de copas están separados pero unidos por un espacio común a modo de recibidor amplio y acogedor, ideal para hacer unas fotos con los amigos.

    La comida que decir, espectacular, moderna pero con ingredientes tradicionales, muy fresca y combinable. La carta de vinos de calidad, siempre buscando ese toque de distinción que al menos a mi tanto me gusta. Los postres, simplemente espectaculares.

    El servicio, rápido, atento y servicial. A nosotros también nos queda un recuerdo especial de Leti, la maitre del restaurante. Nos enseñó todas las salas y nos contó detalles de la redecoración. Dejaros aconsejar por ella a la hora de elegir el menú, con nosotros lo bordo.

    En cuanto a relación calidad precio, simplemente demoledora. Teniendo en cuenta la calidad de la comida, el entorno, y la atención es un lugar económico y muy recomendable.

    Ya estamos pensando en volver a la primera oportunidad 🙂

    “Algo diferente en la zona”
    Excelente reforma del local, espacio muy acogedor y con una carta que se sale de lo típico de la zona (cebiche, steak tartar, wok…).Buen servicio y buena calidad/precio. Solo una pega, creo que hay demasiada luz en el comedor, luz muy blanca hospital…y eso que tienen unas lámparas con bombillas retro muy chulas, deberían utilizar solo esas para el comedor.

    “Muy bien”
    La Casona esta preciosa decorada pero lo mejor llega al sentarte a comer. Ningún pero, estaba todo buenísimo y el personal muy amable. Quedamos encantados. Volveremos

    “Local y comida exquisitos!”
    Visitamos este local recién abierto durante nuestras vacaciones en Cantabria.
    Si no hubiera sido por nuestros amigos del lugar que nos acompañaban y conocen perfectamente la zona, jamás hubiéramos dado con el sitio, lo que supondría una auténtica pena.

    El local es una tradicional casona cántabra totalmente restaurada con materiales y estilo acordes con el tipo de construcción, pero rebosante de detalles que aportan un aire moderno y extremadamente acogedor. Desde el primer momento el ambiente te invita a relajarte y disfrutar de la compañía y el entorno. Mención especial tiene que tanto barra, comedor y zona de copas son espacios diferenciados aunque conectados, lo cual hace que sea muy ameno cualquier opción, ya sea tomar una copa de vino o cerveza con un pincho, comer a la carta o bien tomar una copa después de la comida. En cada ambiente tendrás la misma tranquilidad y comodidad.

    Respecto al restaurante, sólo decir que la carta está llena de platos con materia de primera calidad y un toque creativo sin caer en la extravagancia. Ya sea pescado o carne, la elección será acertada. Todos los platos están pensados para consumir de forma individual o para compartir. Nosotros probamos el ceviche de lubina y pulpo que nos resultó exquisito, así como el timbal de picasuelos (pollo) con cebolla roja y foie, wok teriyaki con tiras de vaca Tudanca y ensalada de pulpo y virutas de ibérico, también muy buenos. Y sin olvidar al pan Triticum variado que estaba delicioso.

    En todo caso, lo mejor que podéis hacer es dejaros aconsejar por el personal del local que os darán gustosos las mejores recomendaciones. Al respecto de ello, es de felicitar en especial a Leticia, la jefa de sala que nos atendió de una manera muy cordial y profesional, lo cuál apreciamos sobremanera dado que el local estaba completo y tenía que multiplicarse por varios para atender a todos los clientes.

    Como consejo, si el tiempo del Norte lo permite, intentad comer en la terraza exterior ya que es un espacio muy cuidado que seguro que no defrauda en un día de verano.

    En conclusión, un local de ambiente exquisito con detalles de mucha clase a precios más que contenidos, por lo que volveremos seguro.

    “Espectacular,acogedor e insuperable”
    Trato familiar, comida selecta, entorno idílico en plena naturaleza y relación precio calidad excelente.

    “Un lugar donde desconectar y disfrutar su extraordinaria gastronomia”
    Habíamos visto por internet la inauguración de este nuevo espacio gastronómico, y la visita no nos defraudo, una terraza espectacular y una carta muy variada con cocina tradicional y moderna, destacar su ceviche de lubina y pulpo. Dado su reciente apertura falta algo de soltura en su joven personal, pero el lugar y su gastronomía merecen su visita.

    “Espectacular cambio”
    Este maravilloso lugar, por su arquitectura, entorno, decoración, que ha cambiado de propiedad y registro gastronómico. Ahora de nombre Santa Luzía. Es todo un oasis en el triste desierto de la hostelería en Cantabria. .Carta muy acertada, muchas posibilidades para elegir. Acertada carta de vinos, aunque alguno más me imagino vaya ampliando esta primera carta….
    – Generosas raciones, bien presentadas, y lo más importante deliciosas.
    – La relación calidad precio insuperable.
    – Un entorno maravilloso, para disfrutar de una muy buena comida al aire libre. Y quien opte por el interior no se arrepentirá.
    – Genial. Para repetir.