• Rincón mágico junto al Saja

    La incorporación del cocinero torrelaveguense Enrique Pérez Malagón hace algunas semanas al proyecto Santa Luzía capitaneado por Pilar Velarde ha representado un revulsivo desde el punto de vista gastronómico, al tiempo que se han introducido novedades en la carta de este mágico rincón ubicado junto al río Saja, en la entrada al valle de Cabuérniga.

    La llegada de Enrique, antes en los restaurantes Sambal y Los Avellanos, así como campeón regional de cocina en 2012, aporta nuevas opciones para el cliente que elige este acogedor y moderno establecimiento, donde podrá disfrutar de sus diferentes ambientes a pesar de que ahora el tiempo no invite a emplear la terraza al aire libre. De inicio, ahora de martes a viernes existe la posibilidad de decantarse por un menú degustación de 29 euros, con todo incluido y que se sirve en mesa completa.

    Un ejemplo de este menú, ahora en diciembre, se compone de un aperitivo de la casa; una ensalada roast-beef de vaca tudanca, castañas y setas; un arroz de codorniz, alcachofas y foie; un bacalao confitado, tomates secos y espinascas; un orujo sour (cóctel peruano elaborado con orujo lebaniego ‘De los picos’); y un postre de chocolate, espuma de yogur y naranja. El menú lleva vino, café y un licor.

    La cocina de Santa Luzía mantiene una línea en la que combina el buen producto con planteamientos originales y contemporáneos, conviviendo platos más tradicionales con propuestas de fusión.

    Otra novedad es la incorporación de un guiso de cuchara, en esta ocasión unas deliciosas lentejas con foie, hongos y verduritas. En carnes, con una apuesta clara por el producto de proximidad, la carne de tudanca se presenta en steak tartar, en wok, en chuleta, en entrecot, en solomillo y en hamburguesa con un relleno de queso Divirín. También los premiados quesos de Gomber, elaboradorados a pocos kilómetros, pueden ahora degustarse aquí.

    Del picoteo se mantienen platos de éxito como las croquetas de cocido, las rabas, las anchoas, el pulpo braseado, las alcachofas, el timbal de picasuelos o el revoltijo con los avíos de la matanza. Otras opciones para empezar son los cuatro tipos de ensaladas que se ofertan.

    Se mantienen platos especiales para los niños y en el catálogo de postres merece la pena probar la tarta de queso horneada, el generoso canónigo lebaniego o la tarta de hojaldre de Milhojas.

    Santaluzia_Cantabriaenlamesa